Escepticismo moderno

Un día, en el que sufría de pensar demasiado, escribí este texto. El original fue escrito en inglés con el título “Modern scepticism”.

Estaba pensando en lo improductivo que era, mientras que en realidad producía una red casi perfecta de asociaciones en mi cabeza, ¿era solo por la perfección inacabada de mi red de asociaciones en mi cabeza o más bien por el pensamiento inicial, qué improductiva he sido últimamente? Al final, fueron los dos. El “tormento” del esceptisismo es que en realidad nunca termina; exactamente, es como un agujero sin fin (no necesariamente negro; me niego fuertemente a poner en peligro mis aspiraciones optimistas), donde el gran escepticista esta rezando (si cree en alguien o cualquier cosa) por no encontrar otros agujeros en los que escabullirse en su largo camino hacia ese agujero inalcanzable. De hecho, hay múltiples direcciones para un pensador excesivo. ¿Cómo podría ser diferente?

El masoquismo del hiperanálisis también tiene una vista divertida; hubo una vez, donde una araña flaca caminaba de un lado a otro por un piso brillante. El observador había comprobado recientemente que su crecimiento de miopía estaba en su mejor momento, cuando se dio cuenta de que la cosa en movimiento en el suelo no era una araña en absoluto, sino más bien una bola de polvo en movimiento que se deslizaba suavemente sobre la superficie lisa. En este punto se necesita un pensamiento; así, comenzó a pensar, si era su miopía la verdadera razón de la confusión en su mente, produciendo esa agridulce ilusión. Ciertamente es agridulce saber que, por un lado, su visión se desvanece gradualmente y, por otro lado, su mente ofrece posibilidades tan amplias. Supongo que esta realización no es nueva.

¿Son los pensadores excesivos los modernos escepticistas de hoy? ¿Y cuán productivo es sentirse improductivo, solo para llegar a ese agujero al final de ese túnel inexplorado? Vivimos en una sociedad, donde la presión por la creatividad y la productividad es insoportable. Las mentes de las personas a menudo se exprimen como su limonada diaria, si bebe limonada, y aumenta la necesidad de ser una “herramienta multiple” y efectiva. ¿De todos modos… cuán realista es esa idea?

Creo firmemente que llegará un momento en que las personas tendrán un gran problema para distinguir sus propios deseos de los de los demás, de otros. Teniendo en cuenta que el número de estímulos aumenta constantemente, la posibilidad de centrarse en una sola cosa se vuelve casi imposible. Y alguien probablemente preguntaría, qué podría estar tan mal al enfocarse en más de una cosa. Por supuesto, la multitarea no es algo malo; en absoluto, sin embargo, la incapacidad para llevar a cabo cada una de estas tareas con eficiencia constituye, sin duda, otro problema principal.

Al final, la concentración para las cosas cotidianas simples calramente disminuirá, sugiriendo una transición gradual y duradera y cambiando completamente la escala de importancia en general, pero especialmente en lo que respecta a las necesidades humanas y además a las prioridades.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s